Conflicto en el Canal Beagle entre Argentina y Chile – Segunda parte

Primera parte aquí

canal beagleLa mediación papal

Como ha sido señalado en la primera parte, el problema limítrofe entre Argentina y Chile, dos países del sur de América, podría llegar a tener niveles de catástrofe mundial. Y por ello la importancia de esta nueva reunión de la Junta Militar argentina.

Por fin, en esta reunión, y apremiados por el tiempo, los gobernantes, después de largo tiempo de discrepancias y de rechazo, aceptan la mediación del S.S. el Papa.

El día sábado 23 de diciembre de 1978 Augusto Pinochet llamó de urgencia a sus ministros y a los altos mandos de las Fuerzas Armadas. Mientras informaba de que Argentina había aceptado la mediación papal su rostro, de acuerdo a los periódicos de la época, había comenzado a tornarse cada vez más resplandeciente. No obstante, para evitar sorpresas, dispuso dejar protegida la frontera y la zona austral.

LAS DISCREPANCIAS ENTRE AMBOS PAÍSES

Las discrepancias entre ambos países sudamericanos, y que el 22 de diciembre de 1978 casi desemboca en una guerra, tuvo, al menos, las siguientes dos aristas importantes:

1) La invasión a las islas del Beagle, a mediados de diciembre de 1978, planificada por la Armada argentina, debió ser suspendida por una fuerte tempestad que azotó el lugar en el momento que aquella se iba a iniciar, lo que hizo exclamar a más de alguien: “Dios es chileno”.

2) La importante mediación del papa Juan Pablo II, representado por el cardenal Antonio Samoré.

Hay testimonios escritos con respecto a que el gobierno argentino había fijado la invasión a las islas del Beagle para el día 22 de diciembre, a las 22 horas. El enviado especial del Papa, cardenal Samoré, trabajó intensamente durante esas últimas horas hasta alcanzar un acuerdo en Montevideo donde las partes solicitaron formalmente la mediación de la Sede Apostólica, la que fue aceptada el 23 del mismo mes, dándose inicio a un largo y difícil proceso, que culminó satisfactoriamente.

Es bueno tener presente que el compromiso de los gobiernos chileno y argentino era que a fin del año 1978 se efectuaría la solicitud formal de  mediación papal.  Ese era el motivo fundamental para apurar la invasión de las islas. Es decir, proceder antes para que todo estuviese consumado y se dificultase cualquier otro acuerdo.

Argentina propiciaba el arbitraje, o una instancia de conciliación, con la cual el gobierno de Chile no estaba de acuerdo. No podemos dejar de recordar que, años después, el gobierno chileno de Patricio Aylwin aceptó, erróneamente, recurrir a un arbitraje con ese país, lo que le significó a Chile perder “Laguna del Desierto” que tan fieramente habían defendido los soldados chilenos, y en la cual perdió la vida el teniente de Carabineros de Chile, Hernán Merino, ahora famoso a causa de su valentía en la defensa de la causa chilena.

Sin embargo, el compromiso de Chile, a través de ese gobierno, era aceptar su resultado aunque fuera desfavorable, como lo fue; pero el honor de Chile, en relación al cumplimiento de los compromisos asumidos, quedó, como siempre, debidamente resguardado.

Como ya está señalado, una vez también aceptada por Argentina la mediación papal, el Papa inició una mediación que derivó en la elaboración de una propuesta. Esto se inició formalmente el día 08 de enero de 1979, mediante la firma de un acuerdo por parte de los cancilleres argentino y chileno, Carlos Washington Pastor y Hernán Cubillos, respectivamente, en el cual se acepta definitivamente la mediación papal… y el conflicto llega a su término.

Por fin, el diferendo concluyó recién en 1984, cuando el presidente argentino Raúl Alfonsín, ya en democracia, convocó a una consulta popular para definir la aceptación o rechazo de la fórmula planteada por el Papa, que consistía básicamente, en el reconocimiento de la frontera trazada por el laudo arbitral en el canal Beagle que, como se señalará más adelante, otorga las islas en la mitad norte del canal a la Argentina, y las islas en la mitad sur a Chile.

Ganó ampliamente la postura de aceptarla.

Entonces, ambos países firmaron el Tratado de Paz y Amistad, a través del cual el estado trasandino renunciaba definitivamente a cualquier reclamación sobre las islas.

GENERAL DE EJERCITO ERNESTO VIDELA

Teniente coronel a la fecha de este conflicto, y general después, que tenía contacto directo con el cardenal Samoré y con cada uno de los integrantes de la Junta de Gobierno, jugó un papel muy importante en la mediación papal, y en su exitoso desenlace final. Tal rol lo pudo llevar a cabo  como jefe del grupo mediador entre Chile y Argentina en el conflicto por la zona Austral en 1978. Lo anterior, dada su cercanía con Pinochet y en razón al cargo de ex subsecretario de Relaciones Exteriores de nuestro país que detentaba a esa fecha

Precisamente, el general (R) Ernesto Videla, en una entrevista dada a radio Infinita, señaló: “salvo Menem, el peronismo y muy especialmente el entonces gobernador Kirchner, se opusieron al Tratado en 1984; debo creer que ahora han reconocido la obra y los beneficios de la paz.”  Y agregó: “Sería una buena oportunidad, de paso, para que la mandataria argentina, Cristina Fernández, en un gesto político –porque la declaración de hace 30 años no tuvo valor jurídico–, desestimara la declaración de nulidad del Laudo que hizo Argentina el 25 de enero de 1978, para borrar ese manchón en nuestras relaciones.” Y finaliza: “En el caso de la Presidenta chilena, Michelle Bachelet, creo que debería destacar que el general Pinochet fue fundamental en la conservación de la paz y que, tanto las FF.AA. como la civilidad, escribieron una de sus páginas más gloriosas al evitar la guerra.”

Diversos expertos en materias internacionales concuerdan con la posición de Ernesto Videla.

CONMEMORACION DE LOS 30 AÑOS (DEL INICIO DE LA MEDIACION PAPAL)

(CELEBRADA POR LAS PRESIDENTAS DE ARGENTINA Y CHILE)

Por fin, a principios de diciembre de 2008 las presidentas de Chile y Argentina, Michelle Bachelet y Cristina Fernández, respectivamente, en una histórica y emotiva ceremonia realizada en el paso fronterizo Monte Aymond, conmemoraron los 30 años del inicio la mediación papal que evitó un enfrentamiento armado entre ambas naciones por el Canal del Beagle. Ambas mandatarias colocaron la primera piedra del “Monumento a la Paz y la Integración”, en el límite sur entre ambos países, luego de viajar juntas en un helicóptero de la FACH desde Punta Arenas.

“Estamos muy contentos de celebrar que este fantasma de la confrontación que existió durante algunos años en nuestros países haya dado paso a un compromiso de cooperación y de integración”  –dijo Bachelet poco antes de la ceremonia, en un claro reconocimiento a la exitosa mediación de la Santa Sede ante la solicitud del gobierno de Chile, liderada por Augusto Pinochet y aceptada, después de mucha demora, por el gobierno trasandino.

Es importante recordar que la ceremonia también contó con la presencia del enviado especial del Papa Benedicto XVI, el arzobispo de Sao Paulo, cardenal Odilio Pedro Scherer , perteneciente a la tercera mayor arquidiócesis católica en el mundo, quien entregó a ambas mandatarias un mensaje del Sumo Pontífice.

La delegación chilena estaba integrada por muchas personas; entre otros, por los ministros de la Secretaría General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo; de Gobierno, Francisco Vidal; el canciller Alejandro Foxley; el ministro de Defensa, José Goñi; y el Comandante en jefe del Ejército, Oscar Izurieta.

Extrañamente el general  (R) Ernesto Videla, que se encontraba  vivo y muy lúcido en ese momento, no fue invitado por la presidenta Michelle Bachelet a la conmemoración de los 30 años del inicio la mediación papal que evitó un enfrentamiento armado. No obstante, este hecho, al relativizar la labor de Videla, fue considerado por analistas internacionales como un reconocimiento de este gobierno a Pinochet, sin señalarlo abiertamente, como el arquetipo del éxito en esta gestión disminuyendo esa misma importancia a los integrantes de su equipo de trabajo. En efecto, en opinión de estos expertos analistas internacionales, esta conmemoración significa un expreso reconocimiento al éxito de la gestión de Pinochet y de su equipo por haber logrado la mediación papal para poner fin al conflicto, aunque se olvida la causa que llevó a que se produjera una situación tan tensa en la zona austral.

Sin embargo, ha sido la propia presidenta Michelle Bachelet quien ha señalado, con justa razón, que la historia no puede olvidarse. A su vez, entrevistado José Antonio Viera-Gallo, ministro de la Secretaría General de la Presidencia, reconoció hidalgamente que factor importante de este logro había sido Pinochet.

Por su parte, el Papa Benedicto XVI, al recibir al nuevo embajador de Argentina ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero –quien presentó sus cartas credenciales–, recordó el trigésimo aniversario de la mediación pontificia para la solución del diferendo limítrofe, enviando un saludo a las mandatarias y a los pueblos chileno y argentino.

DECLARACIONES DE UN EX–MILITAR ARGENTINO

De acuerdo a declaraciones que, respecto de esta cuasi guerra, entregó al diario trasandino “La Nación”, Martín Balza, general (R) argentino, afirma que Chile habría ganado la guerra en 1978.

Este ex–militar, que en 1978 era un teniente coronel a quien se le ordenó movilizar su unidad en el sur en caso de guerra, por el conflicto de las islas del Beagle, asegura que “Chile habría superado una eventual acción militar argentina debido a que la “incursión en gobiernos de facto en 1955 y en la dictadura de 1976, de Argentina, había alejado a las FF.AA. del profesionalismo que todos deseábamos”. Y agrega: “esto no habría ocurrido con las fuerzas armadas chilenas”.

Estando designado embajador argentino en Colombia, Balza efectuó importantes declaraciones al periódico chileno “La Tercera” como, por ejemplo, que “la derrota de las fuerzas argentinas en el conflicto del Canal Beagle se habría producido porque su Ejército se preparó durante más de dos décadas para combatir a un enemigo interno y no para pelear en una guerra convencional”. En la misma entrevista reconoce que Chile sólo hubiera tenido posibilidad de perder la guerra por factores como, por ejemplo, la escasa “profundidad” del territorio chileno. En otras palabras, la aviación argentina sólo tenía que cruzar la cordillera y llegaba a Santiago, mientras que para alcanzar Buenos Aires era mucho más complejo.
Lo anterior, siempre de acuerdo a la publicación del citado periódico, estaría expuesto en los libros de Balza titulados  “Dejo constancia” (2001)  y  “Malvinas, gesta e incompetencia” (2003).

Lo que olvida Balza es que el poder bélico argentino era de cuatro a uno en desmedro de Chile, y que en militares su país tenía la proporción de quince soldados argentinos versus sólo cinco soldados chilenos, lo que no es poco.

DECLARACIONES DE EX–INTEGRANTE DE LA JUNTA MILITAR CHILENA

Fernando Jorge Matthei Aubel fue Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile. Durante el Régimen Militar fue ministro de Salud, y desde el 24 de julio de 1978 reemplazó a Gustavo Leigh en la Junta de Gobierno, donde se mantuvo hasta 1991. Aun cuando se integró a la Junta de Gobierno sólo a mediados del año 1978, tuvo la posibilidad de vivir los momentos más difíciles de Chile en su conflicto con Argentina.

De acuerdo al periódico ”La Segunda”, del 19 de diciembre de 2008, Matthei ha señalado: “Pinochet tomaba las decisiones con la asesoría del equipo arbitral y la decisión final era no atacar por ningún motivo”. Y agrega: “Uno de los fundamentales en el resultado final fue Ernesto Videla, pero Pinochet merece todos los honores en esto por su gestión en la solución final de este conflicto con Argentina”.

SECRETO DESCUBIERTO POR UN PERIÓDICO ARGENTINO

El 12 de diciembre de 1980 el papa recibió a ambas delegaciones para comunicarles su primera propuesta, la que había sido desarrollada en el más entero secreto. El contenido de la propuesta debía permanecer confidencial hasta la aprobación por ambos gobiernos, pero el diario “La Nación”, de Buenos Aires, lo publicó el 22 de agosto de 1981. Ambos gobiernos debían dar a conocer su respuesta antes del 8 de enero de 1981.

La propuesta entregaba a Chile todas las islas en litigio, pero la Argentina obtendría limitados derechos a instalaciones en las islas y recibiría amplios derechos de navegación en la zona. La zona de aguas interiores chilenas sería muy reducida y debería ceder a la Argentina derechos de explotación económica, investigación científica y de manejo medioambiental. La mayor parte del territorio marítimo en disputa sería argentino, pero la Argentina debería ceder en él a Chile los mismos derechos que habría de recibir en el mar de jurisdicción chilena.

El 25 de diciembre de 1980, Chile, a pesar de algunas reservas, aceptó la propuesta. La Argentina nunca rechazó formalmente la propuesta y sólo emitió una nota el 25 de marzo de 1981, dos meses después del plazo dado por el papa Juan Pablo II, dirigida al Vaticano expresando su descontento porque no entregaba islas a la Argentina y permitía una profunda presencia chilena en el Atlántico. Sin embargo, no quedó claro cual era el motivo de una propuesta que sería rechazada por la Argentina.

Algunos observadores creen que el cardenal Samoré preparó la propuesta bajo la presunción equivocada de que era aceptable para la Argentina basándose en comunicaciones del equipo argentino. También es posible que la propuesta sólo haya tenido el objetivo de preparar a los sectores duros del régimen argentino para otra propuesta posterior. En todo caso sirvió para impedir la guerra, mantener la estabilidad en la región y esperar hasta que las condiciones políticas en alguno de los dos países cambiasen.

Finalmente, el “Tratado de Paz y Amistad”, propuesto en la mediación papal el 29 de noviembre de 1984, solucionó el conflicto tras más de dos tercios de siglo de disputa.

Tras una consulta popular, el gobierno argentino ratificó el tratado, al igual que el gobierno chileno. En él se reconoce tácitamente la frontera trazada por el laudo arbitral en el canal Beagle que otorga las islas en la mitad norte del canal a la Argentina, y las islas en la mitad sur a Chile. Además, el tratado fija un límite marítimo que reconoce a Chile, sin nombrarlas, todas las islas con costa atlántica hacia el sur y sudeste hasta el Cabo de Hornos. Otorgó además derechos de navegación a ambos países en casi toda la zona. Asimismo concedió a la Argentina la mayor parte de la Zona Económica Exclusiva proyectada hacia el Atlántico, al sureste del meridiano del Cabo de Hornos. Y a Chile la mayor parte de la Zona Económica Exclusiva proyectada hacia el Atlántico al noreste del mismo meridiano.

FECHAS HISTÓRICAS

–Agotadas todas las instancias mencionadas precedentemente, Argentina quiso tomar por la fuerza las islas del Beagle que, por derecho, no le correspondían: 18 de diciembre de 1978.

–Intento de desembarco argentino en zona austral: 22 de diciembre de 1978.

–S.S. el Papa ofrece su mediación: diciembre de 1978.

–Aceptación de Argentina a la mediación papal: 23 de diciembre de 1978.

–Solicitud formal de la mediación papal de Chile y Argentina: 08 de enero de 1979.

–S.S. el Papa recibe a las delegaciones de Chile y Argentina para comunicarles su primera propuesta (entregaba a Chile todas las islas en litigio, pero la Argentina obtendría limitados derechos a instalaciones en las islas y recibiría amplios derechos de navegación en la zona), la que había sido desarrollada en el más estricto secreto: 12 de diciembre de 1980.

–Chile, a pesar de algunas reservas, aceptó la propuesta. Argentina no se pronuncia: 25 de diciembre de 1980.

–Vuelve la democracia a Argentina, asumiendo el poder Raúl Ricardo Alfonsín: 10 de diciembre de 1983.

–Basado en propuestas de ambos gobiernos el cardenal Agostino Casaroli presenta la última propuesta papal de la mediación: 11 de junio de 1984.

–Se firma en Roma el “Tratado de Paz y Amistad” entre Chile y Argentina: 29 de noviembre de 1984  (fecha del documento: 08 de enero de 1984).

Fuentes:

“Tratado de Paz y Amistad”, suscrito entre Chile y Argentina. Wikipedia Argentina. Libro “Juramento de Silencio” (registro de Propiedad Intelectual N° 178.235, del autor de este Ensayo). Extracto del libro “Chile y su relación con países vecinos” (en preparación), de este mismo autor. Diarios chilenos “La Segunda” y “La Tercera”, de Santiago. Diario argentino “La Nación”, de Buenos Aires.

_______________

Basado en el libro “Juramento de silencio” del mismo autor

Parte extractada del libro  (en preparacion) “Chile y su relacion con paises vecinos” del mismo autor

 

 

Manuel Méndez Pladellorens
Manuel Méndez Pladellorens
Escritor chileno-español. Contador. Corredor de Propiedades. Asesor en Regularización de Propiedades. Docente y Asesor y Auditor Laboral y en Normas de Subcontratación y Servicios Transitorios. Auditor Interno para Sistemas de Gestión de Calidad. Especialista en Contenidos y Diseños de Cursos. Charlista e Instructor en diversos temas (acreditado ante SENCE). Asesor en Registros de Propiedad Intelectual y en Registros de Marcas. AUTOR DE LIBROS DE LECTURA: Ha escrito diversos libros de lectura como CUENTOS (“Las Doce”, “En el Umbral de lo Inesperado”, “Univarius”, “Cartas de un Padre a su Hija, y otros relatos”, entre otros). Su libro “Las Doce”, ampliamente comentado en Chile, principalmente en los diarios “La Tercera” y “Las Últimas Noticias”, se encuentra, actualmente, en las bibliotecas de EE.UU., de las Universidades de Illinois (University of Illinois at Urbana-Champaign), y también en la Universidad de Texas. Asimismo, ha escrito NOVELAS (“El debate interminable, inicio de la controversia”, “Juramento de Silencio” y “La Llamada de la Esperanza”, entre otros), y POEMAS (“Díganle” y “Has que Existas”) y un Texto de Enseñanza Práctica: “Manual para un Atontado”. AUTOR DE DIVERSOS TEXTOS DE CAPACITACIÓN A DISTANCIA: "Legislación Laboral. Aplicación. Práctica" (dos tomos). "El Término del Contrato de Trabajo y los Fueros Laborales" (un tomo). "El Cálculo y Pago de Remuneraciones, Marco Legal y Aplicación Práctica" (dos tomos). “Las más importantes Técnicas de Venta y sus Aplicaciones Prácticas” (dos tomos). “Desarrollo de Destrezas en la Formación del Supervisor” (dos tomos). “Lo que debe saber de las Cuentas Corrientes Bancarias y de los Cheques” (un tomo). “El marco Legal y Operativo de los Fondos Mutuos y de los Depósitos a Plazo” (un tomo). “El Seguro de Cesantía y la Búsqueda de Empleo” (un tomo). “Aplicación Práctica de las Normas de Subcontratación y Servicios Transitorios” (un tomo). AUTOR DE DIVERSOS MANUALES: “Búsqueda de Empleo, Guía Básica y Consejos Prácticos”. “Manual del Postulante, Búsqueda de Empleo”. “Manual del Seguro de Cesantía”. “Manual del Vendedor Exitoso”. “Manual de la Subcontratación y de los Servicios Transitorios” EXPERIENCIA DOCENTE: más de treinta años de experiencia docente, teórica y práctica, como Charlista en materias Laborales, de Subcontratación y de Formación de Supervisores, e Instructor en cursos y seminarios (debidamente registrado y autorizado por SENCE) para trabajadores de numerosas y prestigiosas empresas. EXPERIENCIA PROFESIONAL: Subgerente Recursos Humanos de Banco Santander. Asesor Laboral del Grupo Santander. Asesor Laboral de la Universidad Mayor (empresas filiales). Asesor y Auditor Laboral de Banco del Estado sobre las normas de Subcontratación y Servicios Transitorios. Instructor Laboral de trabajadores del Banco BCI y Banco BBVA, entre diversas otras instituciones. Auditor Laboral y Charlista (normas de Subcontratación y Servicios Transitorios) de Banco de Chile. Auditor Laboral empresas Maxhuber, Retec, Logitec y empresas Lo Campino, entre numerosas otras también de gran prestigio. EDUCACIÓN SUPERIOR: Instituto Superior de Comercio: Titulado como “Contador”. Universidad de Chile: Diplomado como “Especialista en Relaciones Industriales”. Universidad Mayor: Diplomado como “Auditor Interno para Sistemas de Gestión de la Calidad”. Universidad de Santiago: Curso de Especialización sobre la “Reforma Laboral DL 2200”. ACOP: “Corredor De Propiedades”. Además, ha continuado participando en diversos cursos y seminarios de perfección permanente.