Adam Smith y su Tiempo

Prof. José Noguera Santaella

Publicado en el libro Las primeras ideas económicas y su contexto, Niram Art Editorial, 2014

Adam Smith
Adam Smith

Adam Smith nació en Kirkcaldy, un pequeño pueblo de 1500 habitantes en el condado de Fife, en Escocia, el 5 de junio de 1723. Su padre, también de nombre Adam Smith, fue un influyente abogado que alcanzó importantes posiciones públicas, entre ellas el de secretario privado del conde de Loudon, y la de interventor de la aduana de Kirkcaldy, la cual ocupo hasta su muerte en 1723, pocos meses antes de que naciera su famoso hijo. Luego de enviudar, el padre de Adam Smith se casa nuevamente en 1720 con Margarita Douglas, la hija de un importante terrateniente del mismo condado cuya familia estaba muy vinculada al ejército. Adam fue el único hijo de Margarita Douglas, quien vivió con él toda su vida. Smith fue un niño delicado de salud y ensimismado. A los cuatro años fue raptado por una banda de gitanos mientras visitaba la casa de su abuelo, y por un tiempo no fue encontrado, hasta que un caballero informó a las autoridades de una mujer que llevaba un niño que lloraba estruendosamente; de inmediato las autoridades fueron en su búsqueda; la mujer, en el escape, abandonó al niño, quien fue retornado a su madre [Rae 1895, I.1–I.4]. A medida que Adam Smith crece, su salud se hace más fuerte, y es enviado a la Escuela Burgh de Kirkcaldy, una de las mejores de Escocia en su época, donde permanece desde 1733 hasta 1737. Desde muy joven a Smith le encantaba la lectura, y a pesar de su fama de distraído, era un excelente observador. Su madre siempre lo estimuló a que siguiera una carrera académica. En la Escuela Burgh recibió un excelente entrenamiento en latín, matemáticas, historia y gramática [Bussing–Burks 2003, p. 39].

En octubre de 1737, Adam Smith comienza sus estudios en la Universidad de Glasgow, donde permanecerá hasta la primavera de 1740. El pensum de ese tiempo requería que los estudiantes tomasen cinco sesiones para graduarse, pero Smith solo toma tres sesiones en las que estudia latín, griego, matemáticas y filosofía moral. Durante ese período, Smith recibe clases de tres eminentes profesores que fueron muy influyentes en su vida. Su profesor de griego Alexander Dunlop, su profesor de matemáticas Robert Simson, y su profesor de filosofía moral Francis Hutcheson. Aunque Smith mostraba preferencias por las matemáticas, quién ejerce mayor influencia sobre él será su profesor de filosofía moral. Hutcheson era un orador brillante, sus clases eran muy entusiastas, tenía una facilidad especial para transmitir sus ideas y había sido el primer profesor en Glasgow en enseñar en su propia lengua en vez de latín. Esto último le ocasionó fuertes ataques de las viejas generaciones, a la vez que le ganó gran simpatía entre las más jóvenes. Hutcheson había heredado la cátedra de filosofía moral de Gershom Carmichael, considerado el padre de la filosofía escocesa.

Hutcheson dividía la filosofía moral en cuatro partes: ética, derecho privado y libertad natural, derecho familiar, y los derechos del Estados y los individuos. En sus clases sobre ética, Hutcheson discute preguntas como ¿podemos reducir nuestros sentimientos morales a la simpatía? Algo con lo que no concordaba, argumentando que con frecuencia aprobamos acciones de gentes con las que nosotros no tenemos simpatía. Esas discusiones introducen a Smith en un tema que desarrollará años más tarde en su Teoría de los Sentimientos Morales. Hutcheson llama derechos del Estado y los individuos a lo que hoy en día llamamos ciencias políticas, y llama derecho familiar lo que en esa época se conocía como economía política. En sus sesiones de economía política, Hutcheson introduce en Smith ciertas ideas que serán claves en el trabajo futuro de éste último tales como las críticas a la noción mercantilista de que la riqueza consistía en los metales preciosos. Para Hutcheson, como para Smith más tarde, la fuente y la medida de la riqueza era el trabajo, y le otorga a cada hombre el derecho natural de gozar del fruto de su trabajo siempre que no perjudique a otras personas o sus propiedades, o que no afecte asuntos de interés públicos.

En 1740, Smith obtiene el Snell Exhibition, una beca anual que se otorgaba a un estudiante de la Universidad de Glasgow para que pudiera estudiar en el Balliol College de la Universidad de Oxford. En junio de ese año, en el viaje a caballo que hace desde Glasgow a Oxford, Smith entra por primera vez en Inglaterra, observando apenas cruza la frontera el contraste entre la mayor riqueza y mejor tecnología agrícola que poseía Inglaterra en comparación con la de su nativa Escocia. El 7 de julio de 1740, Smith se matricula en Oxford, donde va a residir durante los seis años siguientes. Smith encuentra a Oxford un lugar intelectualmente aburrido, y de calidad inferior a la de Glasgow, donde el aprendizaje del estudiante se hacía casi sin interacción con los profesores. En el capítulo II del libro V de la Riquezas de las Naciones Smith afirma que “en la Universidad de Oxford, la mayor parte de los profesores públicos han, durante todos estos años, abandonado por completo, incluso la pretensión de la enseñanza.” Tampoco le agradaba a Smith el excesivo conservadurismo de Oxford. En una ocasión, Smith fue castigado por la universidad porque se descubrió en su habitación una copia del Tratado sobre la Naturaleza Humana de David Hume, el cual le fue confiscado [Rae 1895, III.9.]. También le afectaba el trato discriminatorio que recibían los escoceses, incluso por parte de las autoridades. No obstante, Smith

no malgastó el tiempo durante su estadía en Oxford, sino que aprovechó la excelente biblioteca que tenía a su disposición para leer con profundidad durante seis años sobre una serie de tópicos y en varias lenguas. Su interés inicial por las matemáticas comenzó a desviarse hacia la lectura de los clásicos en griego y en latín antiguo. Luego de obtener el título de Bachellor of Arts el 15 de agosto de 1746, Smith regresa a Escocia. Nunca regresará a Oxford.

De regreso en Escocia, Smith vive con su madre en Kirkcaldy sin ningún trabajo regular el invierno de 1748, cuando la Sociedad de Filosofía de Edimburgo patrocina una cátedra en la Universidad de Edimburgo bajo el mecenazgo de Henry Home, Lord Kames, y Adam Smith obtiene la cátedra de literatura inglesa. Sus clases eran bastante populares. Luego de dictar el curso de literatura inglesa durante tres inviernos sucesivos, Smith comienza a enseñar un curso en economía donde promueve las doctrinas a favor de la libertad natural de Hutcheson, las cuales él mismo desarrollaría con mucha mayor profundidad posteriormente. Estas doctrinas eran compartidas no solo por Smith sino también por la mayoría de su entorno en Escocia [Rae 1895, capítulo IV].  En 1750, Smith conoce al filósofo David Hume, con quien mantendrá una estrecha amistad por el resto de su vida.

En 1750 muere John Loudon, profesor de lógica de la Universidad de Glasgow, y a Smith se le ofrece dicha cátedra, la cual asume el 16 de enero de 1751. Allí comienza un fructífero período de trece años como académico en Glasgow, en donde asumirá un importante liderazgo. Entre las primeras decisiones que Smith debe afrontar estuvo la de llenar la vacante de la cátedra de filosofía moral debido a la muerte de su titular, el profesor Thomas Craigie. Smith se traslada de titular de la cátedra de lógica a la cátedra de filosofía moral, contingente a la contratación de otro académico para la cátedra de lógica, para lo cual Smith promueve a David Hume. No obstante, la plaza no le fue otorgada a Hume por el temor de las autoridades de que su reputación de ateo pudiera perjudicar a la universidad. Como catedrático de filosofía moral, Smith logra un pequeño aumento en su ingreso, el cual ascendía a unas 172 libras al año más una casa que le pagaba la universidad.

Smith gozaba de una gran reputación entre la intelectualidad de Escocia, pero luego de publicar su Teoría de los Sentimientos Morales en 1759, su prestigio alcanza rápidamente reconocimiento universal. El libro fue publicado en dos volúmenes por Andrew Millar en Londres. La teoría de los sentimientos morales desarrolla una doctrina en la que la aprobación moral es una expresión de simpatía con los sentimientos de un espectador imparcial e imaginario. Sus alumnos habían disfrutado de la teoría de los sentimientos morales desde mucho antes de su publicación, pero una vez aparecido en imprenta, Smith no considera necesario gastar mucho tiempo en clases a esta área del curso, y se enfoca entonces en  cubrir tópicos relacionados con la jurisprudencia y la economía política [Rae 1895, IX.1.].

El 9 de agosto de 1763, su amigo David Hume es nombrado Secretario de la Embajada Británica en París, y una vez instalado en París, la primera carta que Hume escribe se la dirige a su amigo Smith. Pocos días antes de recibir la carta de Hume, Smith había recibido una carta de Charles Townshend (1725 –1767) en donde le ofrece la tutoría de su sobrino, el Duque de Buccleugh, en un viaje que ambos realizarían por Europa continental. La oferta incluía un salario de 300 libras esterlinas al año, más los gastos de viaje, y una pensión de 300 libras al año por el  resto de su vida, lo que le permitiría duplicar su ingreso en Glasgow y asegurar un ingreso para su vejez. En esos tiempos, era común en los nobles sustituir la educación universitaria por una estadía en el extranjero acompañado de un competente tutor que le instruyera, ya que se pensaba que esto le proporcionaría una mejor preparación para su vida futura. Por ejemplo, luego de regresar de su viaje con Smith, el Duque de Buccleugh se casó, comenzó a trabajar y nunca asistió a la universidad. Smith no obstante pensaba que ésta era una opinión equivocada. Smith acepta la oferta de Townshend por lo que pide permiso a las autoridades de la universidad para ausentarse, y  le informa a la Facultad que devolvería el pago recibido de los estudiantes por las sesiones no impartidas. No obstante, sus estudiantes no le dejarían partir tan fácilmente ya que rehusaron recibir los pagos de Smith, aunque finalmente lo hicieron luego de que Smith decidiera darle el dinero a la universidad si los alumnos no recibían el reembolso. Una vez en Francia, Smith renuncia definitivamente a su cátedra en Glasgow.

Smith se encuentra con el joven duque en Londres en enero de 1764, y parten juntos para Francia a comienzos de febrero. Los viajeros permanecen dos años y medio en el exterior. La primera parada fue en París. Smith no hace ningún contacto personal importante, posiblemente por su escaso conocimiento de la lengua francesa que le impedía sostener una conversación, por lo que la mayoría del tiempo la pasa con sus amigos David Hume, Sir James Macdonald y Lord Beauchamp. Luego de permanecer en París durante diez días, Smith y su pupilo se dirigen a Toulouse, que en ese entonces era la segunda ciudad de Francia y uno de los centros preferidos de los turistas ingleses.  Llegan a Toulouse el 4 de marzo, y durante su estadía en esa ciudad, Smith tampoco hace mayores contactos. Luego de diez y ocho meses en Toulouse, Smith y su pupilo comienzan una gira de dos meses por el sur de Francia. Visitan Marsella y Montpellier, y en esta última ciudad, Smith recibe la visita del párroco de Brentford, Horne Tooke, quien era un duro crítico de su teoría de los sentimientos morales [Rae 1895, XII].

Del sur de Francia parten para Ginebra, adonde llegan en octubre de 1765, y en donde permanecen dos meses, período durante el cual la pequeña república estaba atravesando por una severa crisis política. El gobierno de Ginebra, dominado por unas 200 familias, estaba siendo fuertemente presionado por la población para permitir la participación popular en los asuntos públicos. Este movimiento democrático fue activamente apoyado por François–Marie Arouet, mejor conocido por su seudónimo de Voltaire, el afamado escritor y defensor de las libertades civiles de la ilustración francesa. Durante su estadía en Ginebra, Smith hace muchos amigos, y visita a su amigo el Dr. Tronchin, quien a su vez le presenta a Voltaire, por quién Smith tenía una profunda admiración y con quien mantuvo varios encuentros durante su corta estadía [Rae 1895, XIII.].

De Ginebra, Smith y su pupilo regresan a París, donde permanecen durante diez meses y donde, a diferencia de su primera estadía, llevará una vida social bastante intensa. A París llegan en la navidad de 1765. Allí se encuentra de nuevo con su amigo David Hume, quien para esa época se había convertido en un famoso filósofo en Francia. Aunque Hume estaba pronto a regresarse a Inglaterra, antes de irse le presenta a Smith muchos personajes famosos de la vida parisina. Esto se facilitó por el hecho de que Smith mismo ya era un hombre muy reconocido y estimado entre la gente de letras de la sociedad francesa. Un lugar frecuentado por Smith era el salón de Mademoiselle de l’Espinasse, el cual recibía la visita frecuente de importantes personas y de bellas damas. Smith también frecuentó el salón de Madame du Deffand, donde conoció y se hizo amigo del entonces intendente de Limonges, Jackes Turgot, y del filósofo y matemático Jean–Baptiste D’Alembert. Smith tendría una importante influencia en Turgot y en los fisiócratas [Rae 1895, XIV].

Smith y su pupilo debieron interrumpir el viaje repentinamente porque el hermano menor del duque, quien se había juntado con ellos en el viaje, muere repentinamente, y Smith debe regresar a Londres con el cuerpo del desafortunado joven. De regreso en Inglaterra, Smith permanece en Londres por seis meses antes de regresar a su pueblo natal, Kirkcaldy, adonde vivirá con su madre y una prima durante los siguientes once años. En Kirkcaldy, Smith se dedica a culminar su libro más famoso, Una Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones. En la primavera de 1773, Smith viaja a Londres con un primer manuscrito del libro. En Londres estará durante los próximos cuatro años, hasta que la versión final estuvo terminada, la cual es publicada el 9 de marzo de 1776. El libro es publicado en dos volúmenes a un precio de una libra y diez y seis chelines. El libro tuvo buena acogida desde el principio, agotándose su primera edición en los primeros seis meses [Rae 1895, XV – XVIII], siendo traducido pronto a varios idiomas, y eventualmente a casi todos los idiomas. Estando en Londres muere su amigo David Hume a quien Smith le escribe un obituario. De regreso en Escocia, Smith vive con su madre en Edimburgo donde es nombrado comisionado de Aduanas. Cinco años más tarde, como miembro de la Sociedad Filosófica de Edimburgo, es electo miembro de la Sociedad Real de Edimburgo, y entre 1787 y 1789 es nombrado Lord Rector (honorario) de la Universidad de Glasgow [Buchan 2006, p. 137]. Smith muere en Edimburgo el 17 de julio de 1790 a la edad de 67 años.

 

José Noguera Santaella
José Noguera Santaella
José Noguera Santaella es licenciado en matemáticas de la Universidad Central de Venezuela y obtuvo el grado de Doctor of Philosophy (Ph.D) en economía en la Universidad Estatal de Nueva York en Búfalo. Actualmente es profesor titular y director del programa de magíster y doctorado en economía de la Universidad de Santiago de Chile, e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos del Institut Respekt en Praga, República Checa. Sus áreas de interés, en las cuales tiene una intensa agenda de investigación, incluyen macroeconomía, economía de la energía e historia del pensamiento económico, y se refleja en un amplio record de publicaciones en revistas científicas especializadas y en libros como La Escena Monetaria Internacional publicado por la Editorial Académica Española.